Hace más de quince años que soy paciente de la doctora Isabel Navarro y siento hacia ella un gran afecto y una enorme gratitud, por su profesionalidad, su entrega, su trato cercano y su calidez. Voy tranquila y confiada a su consulta, pues sé que estoy en las mejores manos.

Josune Intxauspe